Verónica: terror psicológico región 4

Verónica (2017) es una película mexicana que incursiona en el terror psicológico y participó en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara. La responsabilidad de la realización es endosada, según puede leerse en créditos, a The Visualistas (en el Internet Movie Database se revela “el misterio” detrás del pseudónimo: Carlos Algara y Alejandro Martínez-Beltrán). El resultado es agridulce.


Verónica acompaña a Verónica (Olga Segura), una joven que llega a una casona de campo para ser atendida por una psicóloga (Arcelia Ramírez). Ésta se niega a atenderla al principio, pero luego comienza la terapia. Pronto aparece un misterio (otro), pues la psicóloga no puede encontrar al terapeuta que le canalizó a Verónica. Posteriormente sus aprensiones crecen con el comportamiento de la chica.
The Visualistas proponen una película en blanco y negro en la que el espacio cobra relevancia. La cámara se desplaza con frecuencia y hace más de una revelación (hay un movimiento en particular, afortunado, que anticipa la resolución del misterio, si bien uno cae en cuenta de ello a posteriori). La puesta en escena es sobria y el sonido recurre a los clásicos sustitos del terror más adocenado.


De la cinta, al final, en realidad hay muy poco que comentar. Si bien se alcanza la corrección técnica, es un ejercicio adolescente. Para empezar, por el blanco y negro, que tiene una justificación pobre, y si podría esperar cierta densidad de los grises, es un recurso “facilón”, como para hacerse el interesante. El dispositivo en su conjunto resulta un tanto pretensioso por el poco provecho que de él se obtiene. Por momentos la cinta presenta cierta pedantería: pareciera la presunción de un preparatoriano con sus cuates, a los que cree que va a impresionar porque cita a Freud y a Platón. La escasa empatía que se crea con los personajes provoca, por lo demás, que la revelación final (que tampoco es particularmente densa o significativa) tenga un efecto tibio. El ejercicio provee algunos sustos, es cierto, pero alcanza como para un cortometraje. Aunque la extensión, contraproducente para el drama, explica la posibilidad de estar presente en la cartelera comercial, espacio vedado al corto.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Highslide for Wordpress Plugin