Óscar en un año de vacas flacas

Al revisar las nominaciones en las categorías principales del Óscar, es posible constatar que 2018 fue un año de “vacas flacas”. A mejor película, para empezar, se postularon ocho títulos, uno menos que en 2017 y 2016. Cinco de ellas se ubican en la medianía; su presencia en la terna parece obedecer más a méritos comerciales que cinematográficos; una más tiene mayores alcances. Hay dos películas excepcionales, y creo que la competencia real es entre ellas. Permea un ánimo de feel good en algunas; en otras van claros mensajes, oportunos y oportunistas; la corrección política se impone por mayoría.

Revisemos lo que hay y aventurémonos a hacer pronósticos que con suerte serán acertados.

Actores

Sigo creyendo que las nominaciones de los actores obedecen en buena medida a los personajes que interpretan. La mayor parte de los nominados tienen aristas valiosas, pero dado que por lo general ganan los que ganaron en el Sindicato de actores (Screen Actors Guild Awards), es un tanto ocioso revisar desempeños o méritos. Todos, en mayor o menor medida, tienden a las exacerbaciones que habitualmente celebra Hollywood. Con valiosas excepciones que, ésas sí, es pertinente señalar.

Actor

Yo se lo daría a John David Washington por su participación en El infiltrado del KKKlan. De los actores nominados por el Sindicato es el menos enfático, el que luce más espontáneo. Al Óscar ni siquiera fue considerado. Total, va a ganar Rami Malek por un Freddie Mercury que en lo que a mí respecta no tiene la fuerza escénica del original.

Actor de reparto

A mi juicio lo merece Adam Driver por la misma cinta y las mismas razones que Washington. No obstante, va a ganar Mahershala Ali por su trabajo en Green Book: una amistad sin fronteras.

Actriz

Creo que el desempeño de Olivia Colman en La favorita es excepcional. Es mi favorita. Pero va a ganar Glenn Close por La buena esposa.

Actriz de reparto

La ganadora de los premios del sindicato fue Emily Blunt, pero no está nominada al Óscar. El Óscar será para Rachel Weisz por La favorita.

Cinefotógrafo

Dos películas en lucidor blanco y negro; dos nominados por películas que no tienen capital norteamericano, otras dos que lo tienen en coproducción; sólo una que sería hollywoodense a carta cabal (Nace una estrella), si bien el cinefotógrafo (Matthew Libatique) gusta de propuestas más bien naturalistas. Veo difícil que se lo den a un no fotógrafo (Cuarón). A mí me encanta el desempeño de Lukasz Zal en Guerra fría, quien ya obtuvo el premio del gremio, el de la American Society of Cinematographers. Y apuesto por él.

 

Guiones

¿Tendrá la Academia la osadía de premiar uno de los dos guiones originales (Roma y La favorita) que están en la categoría de guión original? Yo declararía empate. Roma evade las convenciones y ofrece ricos y sutiles elementos para la interpretación; La favorita hace apuntes incómodos en tiempos en que el tedio se viste de corrección y la transgresión se reserva al inofensivo ámbito de lo privado. Creo que la cinta de Lanthimos será la ganadora.

La balada de Buster Scruggs de los hermanos Coen obtuvo el premio a mejor guión en Venecia. Creo que merece el Óscar a mejor guión adaptado; dudo que se lo lleve. Será para El infiltrado de KKKlan.

Director

En esta sección sí hay competencia. Me parece que la lucha está entre Pawel Pawlikowski por Guerra fría, Yorgos Lanthimos por La favorita y Alfonso Cuarón por Roma. Veo difícil que no lo obtenga Alfonso Cuarón.

Película animada

La diversidad de las nominadas deja ver el buen momento que vive la animación. Isla de perros de Wes Anderson es la que más se arriesga y la que más me gusta. Creo, además, que es la mejor película de la categoría. Pero veo difícil que le gane esta batalla a Spider-Man: un nuevo universo.

Película extranjera

Una vez más aquí es donde está la verdadera competencia. En la categoría están las ganadoras de Cannes del año anterior: Un asunto de familia (palma de oro), Cafarnaúm (premio del jurado) y Guerra fría (mejor director). Asimismo, están dos cintas que tuvieron buena recepción en Venecia: Roma, que se llevó el máximo reconocimiento (león de oro) y La sombra del pasado, que obtuvo premios secundarios. Creo que Cuarón saldrá con esta estatuilla en sus manos.

Mejor película

Entre la superación personal y el claro afán de hacer sentir bien al espectador se ubican Rapsodia bohemia, Nace una estrella y Green Book: una amistad sin fronteras. El vicepresidente: más allá del poder es una agridulce denuncia que no va mucho más allá de la superficie. Pantera negra tiene un mensaje atendible (es una puesta al día de la memorable máxima del tío Stan Lee, perdón del tío Ben, a Peter Parker: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”); es tal vez la mejor película de súper héroes de tiempos recientes, pero no es una obra maestra. El infiltrado de KKKlan tiene mayores alcances, muestra cómo el KKK y el presidente norteamericano hablan el mismo idioma; es la mejor película de Spike Lee en tiempos recientes. Pero no creo que le alcance. La competencia está entre La favorita y Roma. Hasta hace una semana, antes de la entrega de los premios británicos BAFTA, me parecía que el premio iría a la primera, pero ahora creo que Roma será la ganadora.

 

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Highslide for Wordpress Plugin