Dos años de certeza

Hoy, 12 de noviembre, con tiempo nublado y con cierta tristeza –por la muerte del insustituible Leonard Cohen– y creciente desánimo por el género humano (si aún cabe más en la misantropía que cultivo) –por la infinita estupidez que se manifiesta en cada elección emblemática–  cinexcepción.mx cumple dos años de existencia. ¿Es un motivo para la celebración? Quiero creer que sí.

cinexcepcion.mx nació de la terquedad, del afán de continuar haciendo lo que me gusta: reflexionar la vida con el cine. Hace dos años se cerraba para mí un espacio que fue importante por más de diez, el periódico Mural. Atribuí el despido al desinterés de los medios locales –que en su mayoría son sucursales chiquitas de las matrices chilangas o regiomontanas– por la opinión que se genera en Guadalajara. La crisis venía de tiempo atrás, y tarde o temprano todos los medios locales hicieron significativos recortes de personal: la debacle es inminente. Tal vez los periódicos impresos no desaparezcan, pero cada vez tienen menos importancia y repercusión. El presente y el futuro está en internet. Si bien ahí se manifiesta una estupidez colosal –la humanidad ha multiplicado los medios para publicar uno de sus rasgos más patentes– también es una herramienta valiosa que hace posible la comunicación con celeridad y con alcances espectaculares. Es tal la importancia actual de lo que circula por internet que los periódicos dedican tiempo y espacio a darles seguimiento.

frankenstein

En éste, el segundo año de vida de cinexcepcion.mx, hubo algunos giros –por no decir bandazos– a diversos temas. Más allá del cine, ¿o no? Política y asuntos coyunturales fueron abordados más de una ocasión en la columna, Cinexcepción Redux. Dar cuenta de los estrenos fue en el inicio un asunto medular. Ahora la calma se ha instalado y se ha impuesto un ánimo selectivo, lo cual ha tenido una arista negativa, justo es decirlo, pues han pasado sin comentario estrenos que merecían atención.

Rescato del segundo año la serie dedicada a elucidar qué es una buena película. Celebro y agradezco de nuevo el aporte fundamental de los amigos del blog, algunos de los cuales compartieron en este espacio los parámetros que es pertinente considerar al momento de hacer la evaluación de una película. La serie no tiene desperdicio y no pierde vigencia: es un instrumento valioso para tener asideros en el resbaloso mundo de la crítica, tan abaratado hoy día. A los colaboradores les estaré infinitamente agradecido.

En el apartado de los agradecimientos no puedo ni debo dejar pasar a los patrocinadores, que con su generosidad han hecho posible la existencia y sobrevivencia de cinexcepcion.mx. Y, por supuesto, a ti, lector que has frecuentado el blog y le has dado una razón de ser. El apoyo de patrocinadores y lectores, es conveniente reconocerlo, no deja de sorprenderme.

marilyn

Dos años después la experiencia me ha dejado más de una certeza. No obstante, el tercer año, que inicia hoy, presenta más de un reto. Uno de ellos es la constancia en las secciones que ya existen; otro es el crecimiento (ya tendremos novedades). La ambición sigue siendo la reflexión. Y, modestamente, la influencia en el consumo de cine: ¿cómo quejarnos de los exabruptos del bruto presidente electo cuando empoderamos al norteamericano con nuestra dependencia en tantos campos de la economía? ¿Algún día dejaremos de hacer de la queja el deporte nacional? Recordemos que México es uno de los mercados más importantes para la industria cinematográfica del vecino del norte, y, también, que por acá resultan taquilleras películas que por allá ni siquiera llegan a la pantalla grande. No se descubre el hilo negro al apuntar que se puede hacer contrapeso a la estupidez por medio de un consumo razonado y solidario: es el momento de apoyar iniciativas locales, productos de empresas nacionales, de dar el paso a ser más emprendedores. (Perdón por el exabrupto nacionalista: son los tiempos que corren.)

El sol hace intentos tibios por hacerse ver y sentir. ¿Al fin va a aparecer? Tal vez. Algo es seguro: hoy voy a beber.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Highslide for Wordpress Plugin