Divergente ¿diferente?

Divergente (2014) se inspira en los best sellers de Veronica Roth y ubica la acción en un futuro posbélico -pos sí, otro- y en una sociedad dividida en virtudes: osadía, erudición, abnegación, cordialidad y verdad. Como en Bee Movie (2007), los adolescentes deben escoger. Beatrice (Shailene Woodley) -luego Tris- es hija de abnegados y al hacer la prueba vocacional resulta divergente, es decir, cabe en todas las categorías. Y representa un peligro para el orden, pero, osada, se inscribe en osadía.

Dirigida por Neil Burger (El ilusionista), la cinta regresa sobre el crecimiento y la definición del adolescente. Para no variar se hace un esbozo de la singularidad: el héroe según Hollywood es único o no será. Todo esto se envuelve en una parafernalia futurista con transparentes ambiciones simbólicas -inspirada hasta cierto punto en 1984 de Orwell- que resulta meramente anecdótica. Desde ahí se elogia la templanza que, se asume, da la vida militar; se cuestiona a los que dicen ostentar la verdad y se ensalza a los humildes, que, ingenuamente, tienen el poder.

Para el adolescente (que busca encajar pero también diferenciarse) el futuro es angustia y desmesura, más drama que comedia. De eso trata de hacer eco Burger, pero su entrega es mesurada, entretiene a ratos pero emociona poco, y el drama que representa es a menudo anodino.

¿El futuro es un asunto de género?

El futurismo y el paisaje después de la batalla son, casi por antonomasia, estrategias para reflexionar sobre el presente. Es un campo fértil para preguntarse sobre el futuro de los que aún lo atesoran, es decir, los jóvenes. Qué mundo han de encontrar y qué habrán de hacer para cambiarlo (ambición juvenil, cuando la hay) es lo que plantean series como Los juegos del hambre y, ahora, Divergente. Ambas fueron escritas por mujeres y son protagonizadas por heroínas. Las cintas que van son más fenómenos comerciales que cinematográficos.

The Giver no es una serie y sigue a un héroe, pero también es obra de una escritora (Lois Lowry) y transita por una ruta similar. La cinta es dirigida por el irregular Phillip Noyce y se estrena en verano. Las expectativas, justo es anticipar, son moderadas.

Texto publicado en el suplemento Primera Fila del periódico Mural el 4 de abril de 2014.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Highslide for Wordpress Plugin