Con Shaun el cordero, Aardman “la arma” otra vez

En uno de los maravilloso cortometrajes protagonizados por Wallace y Gromit, Una rasurada al ras (A Close Shave, 1995), apareció por primera vez Shaun, la oveja. Irrumpió en la vida del inventor y su fiel amigo canino cuando hacían una investigación en el campo, y juntos vivieron una aventura memorable por cielo y tierra. Posteriormente protagonizó una serie; ahora tiene su propio largometraje: Shaun el cordero (Shaun the Sheep Movie, 2015).

Shaun the Sheep the Movie

Estamos ante el más reciente largometraje del estudio británico Aardman, que además de los personajes mencionados nos ha regalado una galería de “bestias” animadas inolvidables, como los que aparecen en los cortometrajes El cerdo de Wat y Creature Comforts, o en los largos Pollitos en fuga, Operación regalo y Piratas, una loca aventura. Uno de los sellos de Aardman es la exquisitez de la animación en stop motion –como puede constatarse en la mayoría de los títulos arriba citados (porque también trabajan con animación digital)– y un humor fino que a menudo exhibe la rigidez de la sociedad inglesa. De todo esto da cuenta con brillantez Shaun el cordero, largo en stop motion dirigido por Richard Starzak (quien ha venido trabajando con Aardman desde hace un par de décadas) y el debutante Mark Burton.

Algunos pasajes y algunos chistes visuales tienden puentes con las aventuras previas de Shaun –y en algún momento se hace un guiño a Wallace y Gromit y la invención de artefactos– pero también con la citada Pollitos en fuga. El argumento sigue las contrariedades que la oveja y sus congéneres viven cuando quieren huir de la rutina (lo que se traduce en un día de descanso al estilo humano). Al inicio vemos que el granjero, su amo, tiene una relación cálida con sus animales. Pero luego la rutina se instala y, para romperla, Shaun y sus amigos “mandan a dormir” al granjero y se deshacen de su fiel perro. Pero el asunto se sale de control y ambos terminan en la gran ciudad. Por allá van al rescate, entonces, Shaun y su séquito.

shaun-sheep-xlarge

Starzak y Burton proponen una banda sonora minimalista, sugerente y elocuente, que prescinde de los diálogos: ni humanos ni animales hablan. Entregan una cinta fascinante en lo relativo a la artesanía: movimiento, escenografías, vestuarios (el diseño en su totalidad) y colores son en verdad notables. Conforman así un universo límpido, de una plasticidad inspirada en los juguetes y la imaginación infantil que, no obstante, no deja de parecerse a la realidad. Estos prodigios ofrecen un fondo provechoso para empujar una historia que tiene un sentido del humor muy británico, que es de una candidez y calidez plausibles: se diría que es luminoso. Se sustenta en una observación aguda de formas de ser (la fidelidad del perro raya en la estupidez) y de usos y costumbres actuales (el granjero, por ejemplo, ignora a sus bestias pero no deja de estar al pendiente de su celular) y esboza una crítica tan oportuna como jocosa. Por medio de la aventura de Shaun y sus amigos se exhiben las miserias de la rutina y se invita a encontrar rutas imaginativas para romper con ella. En particular focaliza su interés en la vanidad y superficialidad de la vida en la gran ciudad, donde además hay una intolerancia a los animales sin dueño. Pero ante la hostilidad humana, aparece la solidaridad de los marginados. Y si hay espacio para el pastelazo, en ningún momento resulta violenta, por lo que es apta para todo público: los niños –incluso los más pequeños–, así como sus padres, difícilmente podrán reprimir las carcajadas. (A todos habría que invitarlos a esperar hasta el final de la proyección, pues después de los créditos hay una sorpresita.)

Los prodigios de la paciencia

La animación se hizo con muñecos de alrededor de 16 centímetros. 20 animadores trabajaron en la realización. Cada uno producía alrededor de dos a tres segundos al día; en total sumaban dos minutos y medio cada semana. El rodaje se llevó diez meses. Para leer más sobre el proceso:

filming-shaun-the-_3174507bhttp://www.telegraph.co.uk/sponsored/culture/shaun-sheep-movie/11360710/making-shaun-sheep-movie.html

Para ver a Aardman en acción

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Highslide for Wordpress Plugin